El asesoramiento en manos de expertos

tiempo de hoy

Viernes 5 de Diciembre de 2014

ALIMENTOS QUE CONTENGAN SUSTANCIAS O PRODUCTOS QUE CAUSEN ALERGIAS O INTOLERANCIAS

                                                                                 

                                                                                                             

                                 

INFORMACION QUE SE DEBE FACILITAR AL CONSUMIDOR

 

El Reglamento europeo 1169/2011 obliga a  todas las empresas operadoras de colectividades y restaurantes a facilitar a sus comensales, a partir del 13 de diciembre de 2014,  información sobre los alérgenos que sus alimentos y platos puedan contener.

El Reglamento -UE- nº 1169/2011 fija  la responsabilidad directa de la empresa operadora (restaurantes y colectividades) sobre la información alimentaria relativa a los alérgenos que se debe facilitar al consumidor. Es importante señalar que ante el incumplimiento de esta Ley, será responsable el que  vende el alimento al consumidor final, aunque no haya intervenido en su procesado.

 La ley se refiere a “colectividades” en general; es decir, cualquier establecimiento (incluidos un vehículo o un puesto fijo o móvil) como restaurantes, bares, cafeterías, comedores, panaderías, pastelerías, centros de enseñanza, hospitales y empresas de suministro de comidas elaboradas en los que, como actividad empresarial, se preparan alimentos listos para consumir por el consumidor final.

En definitiva, deberá informarse adecuadamente de todo plato que se sirve y contenga alérgenos, de tal manera que  si una empresa sirve en un restaurante o en un comedor platos cocinados por terceros, también será responsabilidad suya proporcionar esa información.

Las empresas deben informar sobre la presencia en los alimentos de ingredientes que causen alergias e intolerancias, y evitar su contaminación accidental con alérgenos que estén presentes en otros productos. En el anexo II del Reglamento se recoge un listado de sustancias alérgicas que deben indicarse de forma clara en la etiqueta de cualquier producto destinado a consumo alimentario, incluso cuando exista la posibilidad de que se hayan filtrado trazas de éstos. En este listado están los siguientes ingredientes:

1- Cereales que contengan gluten: trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut o sus variedades híbridas y productos derivados.

2. Crustáceos y productos a base de crustáceos.

3. Huevos y productos a base de huevo.

4. Pescado y productos a base de pescado.

5. Cacahuetes y productos a base de cacahuetes.

6. Soja y productos a base de soja.

7. Leche y sus derivados (incluida la lactosa).

8. Frutos de cáscara, es decir: almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, alfóncigos, nueces macadamia o nueces de Australia y productos derivados.

9. Apio y productos derivados.

10. Mostaza y productos derivados.

11. Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo.

12. Dióxido de azufre y sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro en términos de SO2 total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante.

13. Altramuces y productos a base de altramuces.

14. Moluscos y productos a base de moluscos.

Las empresas de restauración  y colectividades tendrán que diseñar un plan de control de la gestión de alérgenos, y formar a su personal para garantizar una correcta manipulación.

 

 

Asesoría Compostela

© 2019 Asesoría Compostela, S.L. - Todos los derechos reservados

Inicio| Archivo| RSS| Contacto| Nota Legal