El asesoramiento en manos de expertos

tiempo de hoy

Miércoles 14 de Febrero de 2007

Los planes de pensiones son la opción más favorable para el ahorro previsión

Pese a las modificaciones fiscales introducidas por el nuevo IRPF, los planes de pensiones se mantienen como la opción más aconsejable para el ahorro previsión, según un estudio de la aseguradora Aviva. La segunda opción más interesante son los nuevos productos creados en el IRPF denominados Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), sobre todo, si se cobran a partir de los 66 años, señala el informe. El estudio de Aviva hace un repaso a las modificaciones introducidas en la fiscalidad de los productos de ahorro previsión. Los planes de pensiones vieron recortados sus beneficio al desaparecer la exención fiscal del 40% para las prestaciones que se cobran en forma de capital de una sola vez. Aun así, la posibilidad de que los partícipes se puedan deducir en el impuesto sobre la renta las aportaciones anuales realizadas a planes de pensiones, hace que la rentabilidad financiero-fiscal de estos productos sea la más elevada en comparación con los PIAS, los fondos de inversión, los seguros de vida y la inversión en bonos del Estado. El informe señala esta deducción en la base imponible es en realidad “un préstamo sin intereses” y “provoca un efecto de apalancamiento positivo sobre la rentabilidad”, que es mayor cuanto más cantidad se deduzca cada ahorrador en su declaración de la renta. El informe defiende la mayor rentabilidad financiero fiscal de los planes de pensiones a pesar de que estos productos están sujetos a una mayor tributación en comparación con otros en el momento de cobrar las prestaciones, ya que se consideran rendimiento del trabajo en vez de rendimientos del capital mobiliario. El informe de Aviva realiza varios supuestos prácticos, con una rentabilidad financiera para todos del 5% y una aportación de 6.000 euros en todos los casos. La conclusión es que los planes de pensiones se anotan una rentabilidad financiero fiscal máxima del 6,41% para un partícipe con una renta media alta que en el momento de la jubilación ve reducido su el tipo marginal al disminuir sus ingresos tras la retirada del mundo laboral. De esta forma, el importe de los impuestos a pagar en el momento de cobrar la prestación tras la jubilación está por debajo del importe ahorrado con la aportación. La rentabilidad financiero fiscal mínima obtenida por los planes de pensiones es del 5% para los partícipes que no ven reducido su tipo marginal. Los PIAS cobrados como rentas vitalicias obtienen la segunda mayor ganancia como producto, según el informe de Aviva. Su rentabilidad financiero fiscal (4,87%) en los plazos más largos se acerca a la de los planes de pensiones para los ahorradores que no reducen su tipo marginal en el momento del cobro. Por eso en estos casos, dada su mayor posibilidad de rescate, pueden ser incluso sustitutos de los planes, sin olvidar, señalan el informe, que su finalidd es complentar los planes de pensiones. Con tasas de rentabilidad financiero fiscal inferiores (4%-4,4%), pero similares entre ellos, están los fondos de inversión y los seguros a largo plazo cobrados como renta a partir de los 66 años. La menor rentabilidad es la de los bonos, con un 4,10%, según Aviva. (Expansión, l4-02-07)
Asesoría Compostela

© 2021 Asesoría Compostela, S.L. - Todos los derechos reservados

Inicio| Archivo| RSS| Contacto| Nota Legal