El asesoramiento en manos de expertos

tiempo de hoy

Miércoles 8 de Marzo de 2017

Hacienda incentivará a los inspectores tras caer los ingresos del plan antifraude

 La Agencia Tributaria recaudó el año pasado 14.883 millones de euros gracias al plan de lucha contra el fraude, lo que supone una caída del 5 % respecto a los 15.664 millones ingresados en el 2015, el mejor registro histórico. El director del organismo, Santiago Menéndez, justificó ayer el pinchazo argumentado que el dato del ejercicio anterior está inflado con los ingresos obtenidos por expedientes singulares de minoración de devoluciones (deducciones o exenciones que el fisco rechaza por considerarlas improcedentes), que sumaban 2.700 millones de euros. Y destacó que si se descontaran esos ingresos extraordinarios, que «por sus características resultan de difícil repetición en el tiempo», los resultados del 2016 supondrían un repunte del 15 %, más de 1.900 millones de euros.

Un importe con el que, según Menéndez, el Gobierno cumple el plan antidéficit presentado a la Comisión Europea, con la que se había comprometido a elevar en mil millones los ingresos de la lucha contra el fraude el año pasado, y otro tanto en este 2017. Pero lo cierto es que, sean recurrentes o no, los ingresos de la Agencia Tributaria por el plan de control no han aumentado, sino que se reducen.

Y eso a pesar de que la presión inspectora no ha aflojado. Y es que la Agencia Tributaria impulsó el año pasado un total de 108.338 actuaciones de comprobación e investigación, superando las 107.580 del año anterior.

Aunque minoritarias en el cómputo global, desde el fisco hacen hincapié en el esfuerzo realizado en áreas prioritarias, como las inspecciones informáticas. Así, el año pasado se realizaron 2.021 actuaciones de control con apoyo del personal de las unidades de auditoría informática, lo que supone un 24 % más que en el 2015 y duplicar las comprobaciones de este tipo realizadas en el 2012, solo cuatro años antes. Un soporte informático que, destacan desde la Agencia Tributaria, ha resultado de gran ayuda para detectar software de ocultación de ingresos y otras pruebas de fraude fiscal, así como para acelerar las comprobaciones.

Además de rastrear ordenadores, Hacienda también intensifica las visitas presenciales, conocidas en su argot como peinados, que sirven para comprobar sobre el terreno el cumplimiento de las obligaciones fiscales, especialmente en sectores muy expuestos a la economía sumergida. Se realizaron casi 24.500, un 12 % más que un año antes, destacando el incremento del 49 % en los controles sobre viviendas arrendadas, con 8.160 inspecciones sobre alquileres no declarados.

Internet, fuente de datos

Parte de la información para esos controles le llega a Hacienda de los anuncios publicados en páginas web y aplicaciones, que revisan mes a mes para detectar perfiles de riesgo y centrar en ellos las inspecciones. Y, para no coger a nadie por sorpresa, en 21.500 borradores de la última campaña de la renta ya se avisó a los contribuyentes de que habían detectado que alquilaban viviendas a través de Internet, para que no se olvidaran de declarar los ingresos. El objetivo, dicen, es concienciar al ciudadano de que «Internet siempre deja huella» y que están pendientes de «todo lo que sucede en la Red», con el foco puesto en la economía colaborativa y los alquileres turísticos.

Pero no solo en eso, porque Hacienda también ha intensificado los controles para comprobar que se respeta el tope de 2.500 euros en los pagos en efectivo. En concreto, el año pasado realizó 534 visitas a establecimientos comerciales, un 75,6 % más, y tras las comprobaciones realizadas inició 7.263 expedientes para analizar operaciones en las que se habría incumplido esa limitación (un 19,3 % más). Un tope que el Gobierno anunció en noviembre que bajará todavía más, hasta los mil euros, aunque todavía no ha aclarado cuándo.

Para no aflojar la presión, fuentes del organismo confirmaron ayer que negociarán un nuevo plan de incentivos con los sindicatos de inspectores y subinspectores para mejorar los resultados de la lucha contra el fraude este año, que incluirá una evaluación del comportamiento de los contribuyentes una vez que Hacienda les ha realizado algún tipo de actuación, informa Europa Press. De momento, el sindicato de técnicos de Hacienda Gestha denunció ayer la «opacidad» de la Agencia Tributaria, a la que reclamaron que facilite el dato de delitos fiscales denunciados, recordando que en el 2015 solo se tramitaron 341, una tercera parte de los descubiertos en el 2011.

Menos deuda pendiente

Pese a que el plan antifraude pierde algo de fuerza, la deuda pendiente de cobro de la Agencia Tributaria (es decir, lo que le adeudan los contribuyentes) experimentó la mayor reducción de la serie histórica, al disminuir un 7 %, hasta los 45.849 millones de euros, 3.400 menos que un año antes. «Es un punto de inflexión y de cambio de tendencia», señaló Menéndez, que destacó que para lograrlo se realizaron 26.145 investigaciones de movimientos financieros para detectar posibles insolvencias ficticias, un 16,3 % más que en el 2015, entre otras muchas medidas.

(La Voz de Galicia 08/03/2017)

Asesoría Compostela

© 2021 Asesoría Compostela, S.L. - Todos los derechos reservados

Inicio| Archivo| RSS| Contacto| Nota Legal