El asesoramiento en manos de expertos

tiempo de hoy

Jueves 3 de Noviembre de 2016

Las quejas por impuestos bloquean el ingreso de 160 millones para la Xunta

 Los contribuyentes gallegos reclaman cada vez más a la Xunta por el cobro de los impuestos. Las denuncias tramitadas en el Tribunal Económico Administrativo Regional (TEAR), el organismo de Hacienda competente en esta materia, rozaron el año pasado las 5.500 (5.435, en concreto), el número de reclamaciones más alto del último lustro, un 8 % superior al del 2015. En estos momentos, la Justicia tiene pendientes de resolver expedientes por un volumen total de 160 millones de euros, cinco millones más que con los que se cerró el ejercicio del 2015. En ese importe se incluyen las denuncias del pasado año, pero también las acumuladas de ejercicios anteriores y aún no resueltas.

Preguntada al respecto, la Consellería de Facenda atribuye el aumento de reclamaciones por las liquidaciones de la Axencia Tributaria Galega (Atriga) al plan especial de lucha contra el fraude, que permitió aflorar 50,7 millones de euros. «Hai que ter en conta que unha parte das liquidacións correspondentes a este plan especial foron precisamente recurridas no exercicio do 2015», explican desde el departamento que dirige Valeriano Martínez.

Las previsiones que maneja la Administración autonómica apuntan a que, a partir del 2016, la cifra de reclamaciones económico-administrativas siga estabilizada o incluso disminuya. Y ahí tendría que ver el efecto estadístico de la bajada fiscal vigente desde el 1 de enero de este año, y que afecta especialmente al impuesto de sucesiones, es decir, el tributo que grava las herencias.

Con la nueva fiscalidad, muchos contribuyentes ya no tendrán que pagar y, en consecuencia, no habrá lugar a la reclamación. También es previsible que afecte el cambio en el sistema de valoración de los bienes urbanos que se aplica desde julio del 2015 y que supone una rebaja, lo que también contribuirá a la reducción del número de quejas.

A lo largo de los últimos años, esta ha sido una fuente constante de litigio entre los particulares y la Administración tributaria gallega a la hora de liquidar la fiscalidad de las herencias y pagar otros impuestos, como transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. A lo largo de la crisis, una de las principales quejas de los contribuyentes era que, en un contexto de pérdida de salarios y de poder adquisitivo, tenían que hacer frente al pago de los impuestos con valoraciones que no estaban actualizadas a la evolución del mercado inmobiliario. La valoración de inmuebles sufrió en el verano del 2015 una rebaja media del 21 %.

Tanto sucesiones y donaciones como transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados suponen la gran columna vertebral de las arcas autonómicas y aportan más del 75 % de los ingresos. La Administración gallega ingresó el pasado 2015 por impuestos autonómicos 604,9 millones, la cifra más alta desde que se inició la crisis económica, un 5,6 % más que en el ejercicio anterior. Tras encadenar cuatro años de brusco descenso, los ingresos tributarios se recuperaron en el 2014.

(La Voz de Galicia 03/11/2016)

Asesoría Compostela

© 2021 Asesoría Compostela, S.L. - Todos los derechos reservados

Inicio| Archivo| RSS| Contacto| Nota Legal