El asesoramiento en manos de expertos

tiempo de hoy

Viernes 13 de Diciembre de 2013

Hacienda revelará la identidad de grandes morosos y defraudadores

Si la falta de concreción y la demora en implementar la iniciativa pudo llegar a percibirse como que todo quedaba en una mera amenaza para asustar a contribuyentes díscolos y atraerlos así al redil tributario, Hacienda ultima, ahora sí, el andamiaje legal que permitirá, en aras de la lucha contra el fraude fiscal, revelar la identidad de los grandes defraudadores y morosos en una lista pública que rompe con la sacrosanta confidencialidad de los datos tributarios. Así lo muestra el Proyecto de Ley de Modificación Parcial de la Ley 58/2003 General Tributaria, al que ha tenido acceso EXPANSIÓN.

La reforma incrementa aún más los poderes de la inspección de Hacienda, ya reforzados con la Ley de Lucha contra elFraude que entró en vigor en octubre de 2012. Este proyecto de ley se aprobará en el contexto de la reforma fiscal que presentará el Gobierno en marzo. Lucha contra el fraude El plato fuerte de esta reforma es la publicación de la lista, que Hacienda justifica en la Exposición de Motivos del proyecto en que «la actual coyuntura económica aconseja un reforzamiento de los mecanismos de la Hacienda Pública de lucha contra el fraude fiscal. Ahora bien, dichas medidas no sólo deben ir dirigidas a la mera represión del mismo, ya que, si bien son necesarias, actualmente no son suficientes».

En este sentido, explica el Fisco, «no debe dejar de destacarse que el necesario respecto al principio de reserva de datos tributarios como manifestación en el ámbito fiscal del derecho a la intimidad conlleva que serán objeto de publicidad aquellas situaciones tributarias especialmente reprobables desde un punto de vista social tanto cualitativamente, tales como las conductas constitutivas de delitos fiscal así como aquellos supuestos de elusión tributaria en donde concurre especial ánimo defraudatorio, como cuantitativamente, estableciendo solo la difusión de aquellas conductas que generan un mayor perjuicio económico para la Hacienda Pública mediante el señalamiento de límites en función del importe».

En estos momentos, Hacienda se inclina por que la cantidad tope para aparecer en la lista se sitúe en el entorno de los 100.000 euros. Con este fin, se añade un nuevo apartado 3 al artículo 95 de la Ley General Tributaria: «Los datos, informe o antecedentes obtenidos por la Administración tributaria en el desempeño de sus funciones podrán ser comunicados a terceros con el objeto del fomento del cumplimiento del deber general de contribuir del artículo 31 de la Constitución y la prevención del fraude fiscal».También se incorpora un nuevo artículo 95 bis, que establece que «la Administración tributaria acordará la publicación periódica de listados de defraudadores».

Los requisitos para aparecer como gran defraudador son o bien que la sanción sea firme en vía administrativa y que ni la deuda ni la sanción hayan sido ingresadas en el plazo voluntario, encontrándose la deuda en fase de embargo. O que el contribuyente haya sido condenado por sentencia firme en un asunto penal. En cuanto a la lista de morosos, estará integrada por quienes tengan la deuda en fase de embargo y la Administración haya dictado acuerdo de declaración de responsabilidad que sea firme en vía administrativa. En este caso, el listado incluirá además de al deudor principal, al declarado responsable.

También aparecerán en la lista de morosos quienes no hayan satisfecho la deuda tributaria de declaraciones o autoliquidaciones en el plazo voluntario, una práctica habitual en sociedades que intentan ocultar bienes. En los listados aparecerá, en el caso de la persona física, nombre, apellidos y NIF, y en el de la persona jurídica, razón o denominación social y NIF. Además, se concretará la cuantía de la sanción y de la deuda y periodo o en su caso, se identificará la sentencia condenatoria y la cuantía de la responsabilidad civil en su caso que declare la sentencia. La sede electrónica de laAgencia publicará periódicamente la lista y se ofrecerá trámite de audiencia al defraudador o moroso antes de su publicación.

 Es decir, este contribuyente tendrá la posibilidad de pagar la deuda y librarse de aparecer. Según Hacienda, «esta medida se enmarca en una nueva orientación en lucha contra el fraude a través del fomento de todo tipo de instrumentos preventivos y educativos que coadyuven al cumplimiento voluntario y al desarrollo de una auténtica conciencia cívica tributaria». El proceso -El importe. Hacienda se inclina por que la cantidad tope para aparecer en la lista se sitúe en el entorno de los 100.000 euros.-Defraudador. Los requisitos para aparecer como gran defraudador en la lista son o bien que la sanción sea firme en vía administrativa y que ni la deuda ni la sanción hayan sido ingresadas en el plazo voluntario, encontrándose la deuda en fase de embargo. O bien que el contribuyente haya sido condenado por sentencia judicial firme en un asunto penal.-Moroso. La lista de morosos estará integrada por quienes tengan la deuda en fase de embargo y la Administración haya dictado acuerdo de declaración de responsabilidad que sea firme en vía administrativa.

El listado incluirá además de al deudor principal, al responsable. También aparecerán quienes no hayan satisfecho la deuda de declaraciones o autoliquidaciones en el plazo voluntario.-Personas físicas. En la lista aparecerá, en el caso de la persona física, nombre, apellidos y NIF.-Empresas. En el caso de la persona jurídica, figurará la razón o denominación social completa y NIF.-Arrepentimiento. Se ofrecerá trámite de audiencia antes de la publicación. Quien pague la deuda no saldrá en la lista. El ejemplo del mundo anglosajón El espejo en el que se mira el Fisco es el mundo anglosajón, en concreto, Reino Unido, Irlanda y Estados de EEUU como California o Nueva York. Irlanda publica desde hace años listas de grandes defraudadores con criterios parecidos a los que ahora maneja Hacienda.

El pasado enero, el Tesoro británico publicó en Internet los nombres y fotos de 32 personas condenadas en los tribunales por evasión fiscal. La mayoría de estos contribuyentes británicos están sentenciados a cárcel por delitos de contrabando de tabaco y alcohol o por la creación de esquemas ilegales para defraudar en el pago de IVA. Para que el nombre sea publicado, el defraudador debe haber agotado todas las vías en los tribunales.

Estos requisitos son más restrictivos y menos exigentes con el defraudador y moroso que los que pretende implantar la hacienda española, para la que bastará tener una infracción administrativa firme. Las 32 personas de la lista británica, algunas, fugitivos de la justicia, suman condenas por 155 años y diez meses de cárcel. Vincent Walker, por ejemplo, intentó poner en marcha una fábrica de tabaco ilegal, cuya actividad hubiera reducido en 131 millones de libras la recaudación de la Hacienda británica. Walker y sus compinches fueron condenados a 13 años y siete meses de cárcel.

(Expansión 13/12/2013)
 

Asesoría Compostela

© 2021 Asesoría Compostela, S.L. - Todos los derechos reservados

Inicio| Archivo| RSS| Contacto| Nota Legal